Las mujeres son la esperanza del cambio que el país necesita

EL ALTIPLANO

Jeri Ramón Ruffner, rectora de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), señaló, con ocasión del Día Internacional de la Mujer, que las mujeres son la esperanza del cambio que el país necesita. También agradeció a la juventud sanmarquina por elegirla como primera rectora de la historia de la Decana de América.

“Quisiera hacer llegar un abrazo muy fuerte, el abrazo de la fortaleza a todas las mujeres, niñas, jóvenes, adultas, para decirles que estamos juntas por el cambio y que nosotras vamos a ser el cambio, que no hay competencia entre hombres y mujeres, sino que la diferencia está en las capacidades de uno y las habilidades para hacer un aporte a la sociedad”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Remarcó que “a las mujeres tenemos que decirle que todo está en la mente”. “Decir que sí se puede ser empresaria, innovadora, que sí se pueden cumplir los sueños cuando uno se traza una meta. Eso lo he aprendido de mi madre y de mi padre, que siempre nos inculcaba que quieres ser en la vida. Yo recuerdo que andaba en la sierra, por los cerros y los chacras, y debemos plantearnos a donde queremos llegar”, inició.

“A estas alturas de mi vida he puesto todo de mí y mi compromiso es con la educación y la sociedad, no hay temores y retrocesos. Las mujeres tenemos que ser valientes y no retroceder. A la gente del pueblo decirle que sí se puede. Queremos decirles a las mujeres que la fortaleza sale de uno mismo. A veces justificamos, no tengo y no puedo. Esas cosas tienen que quedar en el pasado”, expresó.

Enfatizó que hoy el reto de la mujer en la política es muy grande, porque si o sí la universidad ve también la forma política y señalar los lineamientos de política de Estado, que debería seguir cada gobernante y pedir que se cumpla. “Es por eso que estoy en una lucha constante defendiendo la autonomía universitaria y claro que me he convertido en la piñata de algunas agrupaciones políticas y de mucha gente”, declaró.

Señaló que decidió postular al rectorado de la UNMSM por la situación que se vio en la época de la pandemia. “Los seres humanos tenemos que aprender a no ser indiferentes ante la crisis. El abandono de los profesores, trabajadores y estudiantes también me hizo plantear que yo debía postular e intentar llegar al cargo y debo dar gracias a Dios, porque siendo siete candidatos pude llegar a obtener la votación más alta y es un honor para mí ser la primera rectora mujer”, manifestó.

“Debo dar las gracias a los profesores y alumnos, esa juventud que con mucho esfuerzo y empeño hizo todo un esfuerzo para mi campaña por las redes sociales, a ellos les debo gran parte de este triunfo. Es importante entender porque esta juventud me ha ayudado en la campaña, la juventud está pidiendo que las escuche y la entienda también”, afirmó.

Manifestó que los sanmarquinos la eligieron, porque vieron una esperanza en su gestión como mujer. “Y como la primera mujer rectora también, porque las mujeres debemos entender que tenemos una forma de ver las cosas diferente a la de los hombres, somos más humanas y sensibles. Somos madre y conocemos la realidad. Más aun siendo del pueblo, sé como se siente ser una estudiante de a pie y de provincia”, observó.

“Es muy difícil tener un cargo como mujer, la competencia se duplica y a veces se triplica. Llegar a posicionarse como mujer no es fácil. Yo recuerdo, primero como alumna, que pasamos por una serie de situaciones para adaptarnos a vivir en una ciudad tan grande como Lima y poder trabajar y estudiar que es el doble reto del provinciano. En segundo lugar, como empresaria, yo empecé siendo empresaria en 1985, formé mi sociedad de auditoría y empecé a trabajar de forma independiente”, precisó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.