El adiós de Hermógenes Delgado, fundador de Radio Melodía en Arequipa

Hermógenes Delgado Torres

EL ALTIPLANO

Hermógenes Delgado Torres
Hermógenes Delgado Torres

Como en toda despedida de este tipo, abundaron los elogios y las anécdotas que retratan la bonhomía del difunto, pero lo que era diferente, fue la autenticidad de los testimonios.

Todas las voces que se hicieron famosas en las décadas del 70 y 80 en las que la Radio Melodía reinaba indiscutiblemente en el dial, tienen algo que decir respecto a “el jefe” como la llamaban.

Todos destacan especialmente su caballerosidad, traducida en el respeto que mostró con sus trabajadores y su extraordinaria capacidad para mantenerse ecuánime, aún en momentos críticos para la emisora.

Ver aquí el testimonio de Edgardo Flores Arratea, uno de los reporteros de la radio  http://youtu.be/HzGVb5z60Us

Quizás entre los temas menos destacados está un auténtico mérito para la trayectoria de un broadcaster: el hecho de ser provinciano y desarrollarse -sin someterse a otros intereses- en medio de un mercado publicitario poco desarrollado, el centralismo y la incomprensión de los actores políticos locales, que no suelen respaldar a los medios independientes, reconociendo y alentando esa independencia, aun cuando no les garantice ser objeto de críticas.

Hermógenes era ya un locutor reconocido cuando, tras haber trabajado por años en Radio Landa, fundó su propia radioemisora y la puso al aire en octubre de 1972. Hasta hace muy poco, él andaba siempre pendiente de todos los aspectos de la radio, desde el personal hasta el técnico y el comercial. Todo tiene su toque personal.

Empeñoso y conocedor del mundo de la radio de entonces, logró posicionarse rápidamente y mantuvo su liderazgo por décadas, hasta que la televisión, el internet y las cadenas nacionales la opacaron en años recientes.

Su principal herramienta de marketing fue su auténtica conexión con el pueblo. Las causas populares y los micrófonos abiertos le dieron el auténtico cariz de medio popular. Y así le fue en sintonía.

Tras reinar en el dial por muchos años, las cadenas nacionales lograron arrebatarle, en parte, su público y su éxito comercial. La onda “chicha” también arrasó en la radio maquillándose de popular, pero después de años de quedarse firme en sus principios, se afianzó nuevamente en el sentimiento popular, manteniéndose independiente y arequipeña.

A sus 82 años, y tras una larga e intensa vida ligada siempre a la radio, falleció uno de los pioneros de la radiodifusión arequipeña, habiendo cumplido casi todas sus metas y dejando una estela de reconocimiento en la ciudad.

Su familia, en especial su hija Roxana que le ha seguido los pasos, junto a los periodistas de la emisora, han prometido mantenerla pujante y vigorosa como era su sueño.

Su adiós ha congregado a autoridades, periodistas, amigos y mucha gente del pueblo, pues Melodía siempre fue una radio “auténticamente popular”, como era su lema, aun cuando en alguna ocasión, no falto algún periodista que se apartó de la línea.

La radiodifusión arequipeña y las miles de personas que fueron escuchadas para pedir unas monedas, un empleo, justicia frente a las instituciones estatales, o ayuda con alguna enfermedad, quedaron en deuda con Don Hermógenes Delgado Torres, como lo llamaban siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.