Asesinos y feroces delincuentes

Rafael Romero

EL ALTIPLANO

Escribe: Periodista. Rafael Romero

Rafael Romero
Rafael Romero

Esta semana hemos sido nuevamente estremecidos por las noticias que, de un tiempo a esta parte, tienen como protagonistas a delincuentes comunes, quienes cada vez más hacen gala de su ferocidad y sangre fría. El crimen del cual ha sido víctima un comandante de la Policía Nacional, Pedro Pablo Guerrero Gilberti, quien como cualquier parroquiano estaba en un restaurante comprando un pollo a la brasa para llevar a su familia, es una de las tantas gotas que hace tiempo rebalsaron el vaso.

Este valiente oficial de policía, al ver que cuatro sujetos ingresaban al establecimiento comercial, dispuestos a asaltarlo, quiso evitar el robo pero fue presa de los disparos de esos infelices antisociales, muriendo en el acto. Es hora de poner freno a esos tipos lombrosianos que solo causan daño a la sociedad, necesitándose para ello decisión y voluntad política al más alto nivel. Si el gobierno no se da cuenta del problema, o no quiere aceptarlo, y si no pone todo el poder del Estado para terminar con la delincuencia, al final lo cierto es que la delincuencia acabará con los mejores hijos del país, gente decente y de bien que no merece vivir aterrorizada.

Lamentablemente, tal como observamos al actual presidente, Ollanta Humala, envuelto en acusaciones de encubrimiento a favor de su exasesor y excajero, el prófugo Martín Belaunde Lossio, y tal como actúa el ministro del Interior, Daniel Urresti, haciendo todo lo posible por traer abajo la poca prestancia policial que aún queda y minando la institucionalidad de ese sector tan importante para el orden y la prevención del delito, la verdad es que no parece que haya alternativas en el corto ni mediano plazo que permitan combatir a la criminalidad.

En ese sentido, me ratificó en proposiciones anteriores, mostradas en artículos como el publicado en EXPRESO el domingo 11 de agosto del 2013, con el título “Delincuencia y terrorismo urbano” (http://www.expreso.com.pe/blog/mas-alla-de-la-noticia-133), en el que califico a la delincuencia de nuestros tiempos como “el nuevo terrorismo” y que se le debe dar este tratamiento jurídico, penal y penitenciario. Este mismo concepto es desarrollado posteriormente en el artículo “Extorsión y nuevo terrorismo”, publicado en esta casa periodística el domingo 18 de mayo del 2014 (http://www.expreso.com.pe/blog/mas-alla-de-la-noticia-172). No esperemos más muertes como la del comandante Guerrero Gilberti ni discursos porque estamos cansados. Necesitamos resultados y hasta ahora no los hay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.