Sanción para errores ortográficos en diarios

Sanción para errores ortográficos en diarios

EL ALTIPLANO

Sanción para errores ortográficos en diarios
Sanción para errores ortográficos en diarios

Una iniciativa legislativa muy interesante acaba de presentarse en el Congreso, se trata de una sanción pecuniaria para aquellos medios impresos que incurran en errores ortográficos.

El congresista Marco Falconí, con el respaldo absoluto de su bancada, presentó un proyecto de ley que sanciona las “faltas ortográficas en la redacción de los diarios, semanarios y revistas”. En la propuesta legislativa se otorga facultades al Indecopi para que revise la correcta escritura de las publicaciones, que incluye anuncios públicos o publicitarios. Se solicita que se contemple una multa que va desde el 1% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT), que actualmente está es de S/.3,800.

Para la sanción, en caso de “reincidencia” se tomará en cuenta la cantidad de faltas ortográficas y el tiraje de la edición, pero en ningún caso podrá exceder al 50% de una UIT. Agrega que la multa deberá ser abonada por la empresa editora, propietario del negocio o imprenta, autor o periodista, “en forma personal o solidaria”.

En la exposición de motivos, Falconí sostuvo que con una falta ortográfica se le está “faltando el respeto” a los lectores y a “los propios periodistas que se esfuerzan por cuidar su ortografía, a sabiendas de la responsabilidad que tienen en la emisión de una información que será puesta al alcance del público en general”. Y razón no le falta al congresista.

Sin duda no hay diario en el mundo que no haya cometido, comete y cometerá faltas ortográficas –unos en mayor o en menor medida que otros- a veces la premura del tiempo, la falta de un corrector especializado y una serie de factores inducen a cometer ese tipo de errores, sin embargo nada lo justifica pues un medio escrito debe ser un referente.

La propuesta es loable aunque suena utópica y como el que no cae resbala sucedió algo anecdótico con el proyecto de ley que se presentó en el Congreso, el documento está plagado de faltas ortográficas – es decir, viene a ser como el anuncio escrito en una pared que dice: PROHIBIDO ESCRIBIR EN LAS PAREDES-Más allá de las buenas intenciones, quizás sea esa la barrera más grande que encontrará este bien intencionado proyecto de mejoras ortográficas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.