Reapareció el judío Errante; El Alcalde que se ha pasado viajando y fuera de su tierra

Posted by

EL ALTIPLANO

Escribe: Héctor Cano Cáceres.

Héctor Cano Cáceres

Héctor Cano Cáceres

Reapareció el judío Errante. El Alcalde que se ha pasado viajando y fuera de su tierra, durante caso ochos años. Davicho Mamani Paricahua. Reapareció, fresco como una lechuga importada. Tranquilo como el agua de pozo. Estuvo con el distintivo de sus amores en el abultado pecho que ostenta. Vestido de azul oscuro, el ventral Alcalde, sonriente, feliz de la vida, acompañado de su corte. Los acólitos por detrás y él presto a declarar ante la prensa. Dijo que su obras se culminarán, así no quieran sus adversarios. Que le cerraron el caño, debido a la injerencia de Janet Zea, la “bruja”. No dice, que la Contraloría ha ordenado el bloqueo de las cuentas, porque hay irregularidades en el Municipio calcetero.
Este personaje, de por sí detestable, parece que tiene el cuero más duro que una tortuga de cien años. Un cinismo de antología. Un desparpajo a ultranza. Suelto de huesos, como si nada ocurriera en Juliaca, mostrando su figura dantesca ante el poco público que acude al desfile de la Plaza Zarumilla. UN Bipolar, Llora cuando quiere y se envalentona, cuando puede. UN sagaz, astuto y taimado. Hábil, el “zorro Viejo”.
Mientras Juliaca se asfixia en un clamoroso desorden. Una desorganización dramática. Lo peor. Una corrupción sin nombre. Una descomposición moral putrefacta. Ha dicho entre otros desvaríos, que sigue confiando en sus cancerberos, que ahora están prófugos de la justicia. Con aparente orden de captura. Pero estos bichos se ríen, porque ahora tienen poder económico. Ahí está el inefable Puma, que más parece un tigre, millonario y empresario fantasma que según dicen está buscado por la justicia, pero, el impávido sigue gobernando tras las cortinas el Municipio. Qué manera de burlarse de la justicia, del pueblo y de todo el mundo. Ya le tocará el turno, dicen los optimistas y anti corruptos. Le tiene que llegar la hora. No hay nada que hacer. La justicia tarda pero llega.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.