Diversificación, Endogenización y Félix Jiménez

EL ALTIPLANO

Dr. Hugo SALINAS
salinas_hugo@yahoo.com
Félix Jiménez Jaimes, profesor de la PUCP (Pontificia Universidad Católica del Perú), nos propone un capitalismo al estilo medioeval como tabla salvación a la extrema pobreza, desempleo masivo y atraso milenario en nuestras formas de trabajar. Para nuestro comentario tomamos como referencia sus tres últimos artículos sobre diversificación, endogenización, entorno internacional y estrategias para la transformación productiva.
El profesor Jiménez nos cuenta que “La CEPAL de los años cincuenta y sesenta proponía  […] un cambio estructural conducido directamente por el Estado, […] mediante la sustitución de importaciones. […] Una estrategia supply side parecida fue formulada para nuestro país hace un poco más de tres años por Michael Porter. […] Ambos planteamientos, sin embargo, privilegiaban el lado de la oferta, y olvidaban el papel de la demanda,”[i] remarca el profesor.
“Entonces, puntualiza el profesor Jiménez, estaríamos otra vez apostando por un crecimiento exógeno, dependiente y vulnerable a sus fluctuaciones. A  este impase se llega por no endogenizar la demanda. […] Una estrategia parecida, porque privilegiaba el papel de las exportaciones, fue la de los ‘cuatro tigres asiáticos’. […]  En el mundo globalizado actual no es posible que todos los que siguen una estrategia exportadora sean ganadores, sobre todo con la actual competencia de China y otros países del continente asiático”[ii], sentencia.
Centrarse en factores de oferta, insiste el profesor Jiménez, “es apostar por un crecimiento exógeno, dependiente y vulnerable a sus fluctuaciones. […] Para desencadenar endógenamente la inversión y aumentar la acumulación de capital, hay que  […]   desarrollar mercados internos para endogenizar el crecimiento”[iii], lo que permitirá “integrar el país y resolver sus problemas estructurales. […] Por lo tanto, finaliza el profesor Jiménez, la política de diversificación productiva debe privilegiar el contexto nacional. Hay que integrar la economía y sociedad.”[iv]. Y es ahí donde su discurso falla.
Para el profesor Jiménez cambiar de modelo significa pasar de una economía orientada a la exportación hacia otra orientada al mercado interno. Y con ello se integraría la economía y la sociedad. Es decir, según él, lo que debemos hacer es apoyar menos a los capitalistas exportadores para apoyar al desarrollo de los capitalistas que prioricen el mercado interno.
Con este “nuevo modelo” que nos propone el profesor Jiménez, no salimos de la lógica capitalista porque, en un caso como en el otro, los que se apropiarán la totalidad del esfuerzo del país; es decir, la totalidad de las utilidades generadas por las empresas seguirán siendo los accionistas o propietarios de las empresas. ¿Y los sin trabajo, o los trabajadores formales e informales?, porque según el INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática), el 74.3% de los empleos en el Perú son informales.[v]
¿Y cómo se puede crear nuevos mercados o expandir los existentes si no se incrementa el poder adquisitivo de los trabajadores actuales, y se incrementa significativamente el número de puestos de trabajo “decentes”? Peor aún, en las condiciones actuales, ¿cómo realizar esos cambios si continuamos con la lógica capitalista en donde “los inversionistas vacilan en invertir en nuevas actividades porque temen asumir todos los costos de un fracaso posible o terminar compartiendo las ganancias con competidores que aparecen después”[vi]? ¿Cómo realizar la “transformación productiva” si es precisamente la “lógica capitalista” que crea desempleo, pobreza, y formas atrasadas de trabajar en los países del Tercer Mundo como el Perú?
Lo que tenemos que hacer es poner en práctica un nuevo modelo económico en donde la lógica capitalista sea remplazada por otra de interés general.
Y para terminar, el profesor nos propone invertir en una actividad económica orientada a “la manufactura, la agroindustria y la agricultura”[vii]. Es una propuesta medioeval sabiendo que, en la actualidad, es la economía inmaterial que está superando largamente a la economía industrial en la generación de valor agregado y, sobre todo, en la construcción de un nuevo mundo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.