Venezuela: el vaso termino por rebalsar

Posted by

EL ALTIPLANO

Y se concretó lo que veía venirse. El sistemático y persistente entorpecimiento por parte de la Asamblea Nacional en Venezuela que controla la oposición en contra del Gobierno de maduro, ha llevado a que el Tribunal Supremo de Justicia de ese país anuncie que serán ellos quienes asumirán todas las competencias del Parlamento.

Ante esta situación, a no dudarlo, de crisis política y que ha sido calificado por las corrientes más reaccionarias y neoliberales de “golpe” a la democracia, toda la jauría de “perros simpáticos”, entre ellos PPK y su gobierno peruano, han salido ladrando al llamado de su amo, el imperialismo norteamericano, para hacer el cargamontón al gobierno venezolano y su Presidente. Nuestros consumados “demócratas”, expertos sinvergüenzas para exigir democracia y respeto a los DD.HH. fuera de su país, pero que persistentemente la pisotean en su propio territorio, han puesto el grito en el cielo por la vociferada “ruptura democrática” en Venezuela, y a voz en cuello han comenzado a invocar con mayor fuerza la aplicación de llamada Carta Democrática de la OEA, aprobada en setiembre del 2001, el mismo que en esencia establece el cómo se debe desenvolver y cuáles son los parámetros de su “democracia”, obviamente la democracia burguesa, aquella que encubre su sistema opresor, donde la democracia existe solo para un puñado de explotadores capitalistas,  mientras se aplica una abierta o encubierta dictadura de hambre, persecución y cárcel para la inmensa mayoría del pueblo; además del riesgo que implicaría que el asunto se trate en Asamblea General de la OEA y esta decida la suspensión del país involucrado en su participación en este organismo, lo cual es de ya una amenaza para cualquier país, más aun en la ya crítica situación de la nación venezolana.

Las amenazas que desde hace buen tiempo lanzaban los gobiernos más obsecuentes y serviles al imperialismo como el Perú, México, Colombia, Chile y al cual hoy se suman las de Brasil y Argentina, buscaran concretarla aislando más a Venezuela para darle el golpe de gracia al gobierno de Maduro. Pero, como sabemos, en política uno son los deseos y otra la realidad. ¿Podrán llevar a la práctica sus deseos? Lo vemos difícil, pues el gobierno cuenta aún con el respaldo popular, y lo que es principal, con el de las FF.AA.

La ofensiva de los sectores reaccionarios y recalcitrantes de la extrema derecha venezolana, han venido implementando su plan desde hace años. Recordemos que, desde que fueron desplazados en el control del estado por la elección de Chávez, estos mismos elementos son los que han venido fraguando una serie de atentados a la democracia que hoy pretenden “recuperar”. No han tenido freno en usar cualquier modo e instrumento para buscar derrocar a este régimen, que les guste o no, lo eligió su propio pueblo. De la forma más descarada e ilegal, hasta han recurrido al cuartelazo el 2002, golpe que abortó por la amplia movilización popular que rechazo la maniobra y repuso a Chávez en el gobierno. La extrema derecha venezolana tuvo que recular y al ver el repudio popular a su acción paso a desenvolverse en las sombras en todos esos años. La muerte de Chávez, si bien no fraccionó si debilitó al régimen, y a esto se sumó la crisis económica en el país en el contexto de una la crisis económica mundial, que junto con las movidas del imperialismo y sus socios para debilitar a sus rivales, entre ellos Rusia y Venezuela, trajeran el precio del barril del crudo de petróleo a los niveles más bajos desde los 70s. Situación, casi catastrófica, para un país como el de Venezuela, en el cual los ingresos que perciben por las exportaciones del petróleo casi representan el 90 % de su economía. Esto aparejo un proceso inflacionario altísimo, desabastecimiento de productos de primera necesidad, a la cual se sumó el acaparamiento y la especulación de los sectores del comercio que buscan siempre en estas circunstancias lucrar con el hambre del pueblo, el mejor cultivo para que los sectores de extrema derecha y opuestos al régimen se lanzaran nuevamente a instigar y envenenar a las masas buscando derrocar al gobierno. Las elecciones a la Asamblea Nacional o parlamentarias diciembre del 2015 dieron mayoría a la oposición, y desde ese espacio, cogiendo las experiencias ya aplicadas en otros países porfiaron por un golpe desde el parlamento, buscando imponer la vacancia presidencial, como lo han hecho en Paraguay contra Lugo y en Brasil contra Dilma Rousseff.  Pero la debilidad y el fraccionamiento en la propia derecha de Venezuela tampoco les permitieron esta jugada, y el gobierno supo capear estos temporales. Pero a la par de esto, los sectores reaccionarios de la política venezolana han venido desenvolviendo toda una campaña internacional, recorriendo países donde en complicidad con gobiernos neoliberales como el peruano, fueron recibidos como “defensores” de la democracia o “perseguidos” políticos, magnificando las desgracias de su país por las supuestas responsabilidad de su gobierno, pintando un país donde se violan los “derechos humanos”, presentando a un grupo de provocadores de la oposición, presas por responsabilidad en públicos actos de sabotajes y muertes en protestas contra el gobierno, como víctimas de una dictadura que ejercería el gobierno elegidos constitucionalmente de acuerdo  a sus propias leyes. El papel de esta Asamblea Nacional, en permanente oposición y sabotaje, actuando con una cerrazón de enfrentamiento como parte de un plan para deslegitimar y derrocar al gobierno, no interesándole verdaderamente la situación crítica por la que pasa su pueblo sino con el único interés de recobrar la administración del estado para volver hacer de ella el botín del que siempre usufructuó para beneficio de las clases dominantes que representan, han puesto a Venezuela en un nuevo punto álgido de su política. Hoy todas las extremas derechas de América Latina se “hermanan” para demandar a Venezuela y a Maduro el respeto a esa farsa llamada “estado de derecho”, lloriquean de que su modelo de democracia burguesa haya sido perforada y amenazan con aislar más a ese país. Y en nuestro país, como si no tuviésemos ya bastante con lo ocasionado por los desastres naturales y la incapacidad de un gobierno para enfrentarlos, con altísimos grados de corrupción que emanan como ríos de pus de todos los gobiernos pasados, presentes y del conjunto del Estado peruano, los caducos partidos burgueses y sus representantes pretenden dar lección de moralidad y defensa de la democracia. Delincuentes y violadores de su propio estado de derecho, entreguistas a más no poder de todos nuestros recursos que han puesto en manos del imperialismo, de las transnacionales y los monopolios la soberanía del país. ¡Apátridas! mil veces maldecidos por el pueblo, tienen  la sinvergüencería de llamar a la “defensa” de la democracia en un país soberano, cuando aquí abren procesos ilegales, persiguen por ideas, estigmatizan como “terroristas” a todo aquel que lucha por la defensa de sus derechos y buscan encarcelar a dirigentes sindicales y populares que se oponen a su política neoliberal y vendepatria. Hasta el fujimorismo, esos cavernícolas políticos, responsables de una década de genocida dictadura, con miles de muertos y la entrega del país a través de privatizaciones en esa década oprobiosa de la historia peruana, se atreven a llamar a condenar el llamado golpe en Venezuela, cuando aquí cínica y abiertamente defienden su golpe del 5 de abril. Pero no solo ellos han salido a condenar los hechos que en defensa de su constitucionalidad desenvuelve el gobierno venezolano, sino también esa falsa izquierda, esa sarta de oportunistas, traficantes del dolor popular. Voceros de ese fracturado y agonizante Frente Amplio, olla de grillos con diversos apetitos personales, también han lanzado sus condenas. Ahí está ese cura sectario de Marco Arana, quien dice que en Venezuela se “ha roto el orden constitucional” y que “es una dictadura”; o, como su rival y aspirante al 2021, la virginal ex congresista del gobierno de Humala, Verónica Mendoza,  que balbuceando dice que “es hora de escuchar al pueblo venezolano para recuperar la democracia y relanzar el proceso de transformación social”, vieja frase de “transformación social” con la que también pretende embobar a sus seguidores en el país. ¡Esta es la supuesta izquierda que pretende gobernar el Perú! Coro de oportunistas y reciclados, que no encuentran mejor ubicación que repitiendo como loros el libreto que manda el imperialismo y los elementos más extremos de la derecha peruana y mundial. ¿Qué esperar de estos, que se suman a la grita de lo más graneado de la reacción, que piden sanciones contra el gobierno venezolano y las cuales cargaran, sin dudas, en su pueblo? ¡Esta es la falsa izquierda del país!, y llamamos al pueblo peruano a desenmascararlos, pues son pura burguesía reaccionaria al servicio del gran capital.

Nuestra posición, como verdaderos demócratas, como hombres de progreso que luchamos por el socialismo como un sistema superior y mejor para el pueblo, es defender el auténtico sentido de patria y la soberanía de cualquier nación. Venezuela es un país soberano en sus decisiones, por lo tanto, sus conflictos y problemas internos las deben resolver los propios venezolanos sin ninguna injerencia exterior. Nosotros estamos curados contra esa farsa de supuesta defensa de la democracia que algunos monigotes del imperialismo como Kuczynski pregonan, cuando el mismo aplica la dictadura del capital contra el pueblo. Con esa falsa frase de “defensa de la democracia”, el imperialismo yanqui intentó someter a Corea del Norte en los 50s.;  invadió Vietnam en los 60s.; instauró dictaduras genocidas en América Latina en los 70s.; pisoteó Panamá, Republica Dominicana y otros en los 80s.; despedazó Yugoslavia en los 90s.; destrozó Afganistán e Irak a comienzos del nuevo milenio y hoy hace trizas Siria, ¡amén! de otras criminales invasiones y destrucciones que generó su hambre rapaz por dominar el mundo. Aquí no hay ningún principio altruista por parte del imperialismo y su coro de lacayos que los secundan en su infame plan de someter a Venezuela, lo único que buscan es imponer en ese país, como lo han hecho en el mundo, su fracasado neoliberalismo y someter a un pueblo que lucha por su soberanía y su libertad.

¡Apoyo y solidaridad con el pueblo venezolano

en su lucha contra el imperialismo norteamericano y sus lacayos internos y externos!

¡Respeto a la soberanía y la defensa de la nación venezolana!

Puno, marzo del 2016.

Movimiento Clasista Magisterial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.